Su construcción es particularmente interesante, pues no se asemeja a ninguna otra construcción religiosa de la época en el país, los elementos utilizados son propios de la región y es una obra de una gran belleza e imponente presencia a un lado de la margen del río Caroní, por lo cual se caracteriza por ser completamente distinta a las demás iglesias venezolanas; la construcción de la torre del campanario es un caso único de torre en línea con el testero en lugar de la fachada. Fue construida en ángulo aprovechando como base, para dos de sus cuatro paredes los mismos muros que encierra la sacristía. Las otras dos que completaban el cubo se apoyaban sobre los troncos de madera incrustados en los muros. Se encuentra ubicado dentro del área del campamento Caroní, en las inmediaciones de la presa hidroeléctrica Macagua, para visitarla debe tener un permiso especial que se obtiene en la alcabala que está a la entrada del campamento.

 Se puede observar desde la avenida Leopoldo Sucre Figarella, que comunica a Puerto Ordaz con San Félix a través de la presa de Macagua II.